El vínculo con mi animal

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Muchos de los problemas que me llegan a consulta, ya sean de comportamiento, de falta de entendimiento, de conflicto, o de convivencia, tienen que ver con el vínculo que existe entre la persona y el animal.

El vínculo se crea de forma natural con todos los seres vivos con los que nos relacionamos, especialmente con personas y animales, y nos muestra la calidad de esas relaciones.

El vínculo más superficial -el que tiene que ver con las necesidades básicas-, se fortalece con el juego, con comida rica y otros cuidados, pero el vínculo profundo va mucho más allá y tiene en cuenta al animal como individuo completo con necesidades físicas, emocionales y espirituales.

QUÉ FORTALECE EL VÍNCULO

El punto de partida es ver la diferencia entre lo que creo que el animal es, lo que me gustaría que fuera y lo que es en realidad. Si puedo distinguir estas tres cosas, podré conocerle en esencia y en profundidad: qué piensa, qué siente, cuáles son sus expectativas de la vida -porque las tienen- y qué necesita para su desarrollo espiritual.

Ellos tienen un camino espiritual más allá del que hacen con nosotros, y como con cualquier persona con la que queramos mantener un vínculo, tenemos que entenderles, respetarles y saber que hay cosas que son parte de su esencia y no hay que modificarlas.

Para que se puedan mantener en contacto con su desarrollo espiritual, con lo que ellos han venido a hacer al mundo, tenemos que darles la posibilidad de vivir su animalidad, sabiendo qué necesitan por especie y como seres únicos.

El vínculo espiritual lo creamos y lo fortalecemos con la comunicación, la comprensión y la aceptación.

No hay nada que lo fortalezca más que el respeto.

En el momento en el que intento que el ser de en frente cambie y sea como yo quiero, o si juzgo su comportamiento sin escuchar ni tratar de comprenderle, estoy cerrando las puertas a una relación profunda y real.

Mucha gente piensa que el vínculo es que el animal haga todo lo que la persona le pide que haga, pero más bien es al contrario, es que el animal tenga la libertad de ser quien es y decidir lo que quiere hacer.

Sin entrenamiento canino y sin poner normas, yo nunca he tenido la necesidad de atar a mis perras para que no se escaparan y ellas nunca han querido escaparse. Están porque quieren estar.

QUÉ BLOQUEA EL VÍNCULO

Cuando yo quiero hacer que el animal sea como yo considero que debe ser o que se ajuste a ciertas normas establecidas, estoy yendo en contra del vínculo. Estoy creando un falso vínculo en el que al animal me obedece, pero no es completamente auténtico en esencia ni es un ser libre.

Tenemos muy normalizado que ellos no deben comer, beber ni salir de casa hasta que les demos permiso, pero ponte un momento en su lugar. Imagina que vives con alguien que decide cuándo puedes hacer todas estas cosas. Que cuando tienes hambre o necesitas salir, no te deja. O que cuando estás enferma o necesitas ayuda emocional, no sólo no se entera, sino que además te regaña. ¿Crees que podrías tener un buen vínculo con esa persona?

Igual que un niño pequeño, un animal necesita sentirse seguro en casa.

En la familia multiespecie ideal, hay un espacio de escucha y comprensión, no queremos cambiar al otro, entendemos que todos tenemos nuestros conflictos y a partir de ahí hacemos una gestión emocional en la que podamos compartir el espacio.

Pero en la realidad muchas veces no nos atrevemos a escuchar a nuestros animales porque vemos el reflejo de aspectos nuestros que no estamos preparados para afrontar, cuando ellos nunca nos quieren dañar con lo que nos reflejan o lo que nos muestran con su comportamiento.

Los animales no quieren que cambiemos. Si nos reflejan algo es porque ven que necesitamos poner atención, pero ellos no necesitan que seamos de otra forma, eso les da igual. Lo que quieren es que seamos felices siendo como somos.

No quieren que seamos perfectos, quieren que seamos honestos.

Y nos perdonan con mucha facilidad porque saben que muchas veces no nos damos cuenta de lo que está pasando, pero genera en ellos un desgaste. Por eso es tan importante que cuidemos nuestra relación con ellos y conozcamos lo que necesitan para ser felices.

En los cursos de comunicación de nivel II y el específico para comunicar con tu animal, trabajamos el cordón energético, que es una manera de visualizar el vínculo. Ese cordón nos permite visualizar qué cosas están fallando en la relación y qué está deshilachando nuestro cordón para hacer después un trabajo de recomponer y sanar, utilizando también la PNL (programación neuro lingüística).

En la mayoría de los casos, el cordón se ha roto por malos entendidos entre lo que el animal quería expresar y lo que la persona ha entendido, llegando por ejemplo a un castigo. Por eso nos ayuda tanto la comunicación en la relación.

CÓMO SABER SI TENGO UN BUEN VÍNCULO CON MIS ANIMALES

Una forma de saberlo es hacer un ejercicio de conciencia, analizando cuales son mis expectativas sobre mi animal. ¿Hago una buena escucha o le intento imponer lo que yo creo que necesita? ¿Le dejo decir lo que necesita, aportar a la relación, expresarse en cada momento?

Cuando escucho, todo lo que hace el animal que yo antes consideraba como negativo, se convierte en un gran aprendizaje.

Yo conozco muy bien las necesidades de mis perras e intento cubrirlas por encima incluso de lo necesario, aunque no tenga un buen día o no me apetezca en ese momento, porque son sus necesidades.

Pero también es necesario mantener el equilibrio en las necesidades de todos porque cubrir las de los demás por encima de las propias genera un desgaste que no se puede mantener en el tiempo. Tenemos que retroalimentarnos y hacer que la relación sea positiva para todos.

Por último, sabes que tienes un buen vínculo con tu animal cuando le conoces en profundidad y aceptas cada rasgo de cómo es sin querer cambiarlo. Eso es lo que tu animal hace de forma constante contigo.

– Clara Martín, Comunicadora animal, terapeuta y formadora.

 

En el vídeo sobre El vínculo con mi animal ahondamos en este tema y contesto preguntas en directo.

Pincha encima de la imagen para ir al vídeo.

¿Quieres formarte conmigo?

Deja un comentario

CURSO GRATUITO DE COMUNICACIÓN CON ANIMALES

Por favor, rellena el siguiente formulario para acceder al curso.

Responsable: Clara Martín, siendo la Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing GetResponse. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@amanaturis.com.Para más información consulta nuestra política de privacidad

Consulta de Comunicación con Animales

PASO 1

Agenda tu consulta

Para ello, lo primero que debes hacer es indicarme el número de animales con los que deseas comunicar.

Cada comunicación es única y requiere su tiempo de preparación, por eso el precio de la consulta varía según el número de animales.


Te informo también, de que muy a mi pesar, no estoy realizando consultas de animales extraviados debido a mi volumen de trabajo y falta de tiempo. Si es tu caso siento de corazón no poder ayudarte.
X