Del mito de la Comunicación Animal a la neurociencia

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

«En el principio de los tiempos cuando tanto las personas como los animales vivían en la Tierra, una persona podía convertirse en animal si lo deseaba y un animal podía convertirse en ser humano. A veces eran personas y a veces animales y no había diferencia alguna. Todos hablaban el mismo idioma».
Canción de los esquimales netsilik. Extraído de Aprende a hablar con los animales.

Esta canción de los netsilik es una metáfora. La comunicación entonces era algo que necesitábamos para nuestra supervivencia porque vivíamos en un entorno hostil y nos hacía falta una comunicación muy específica. Necesitábamos saber si estábamos en peligro, qué plantas se podían comer, ayudarnos en la caza… etc.

Ahora la comunicación ha cambiado y se centra mucho más en los animales con los que vivimos.

Así que, aunque era una herramienta indispensable, el desuso ha hecho que pensemos que la Comunicación Animal es un don y que hay que tener ciertas aptitudes para desarrollarla, cuando no es así.

La comunicación no es un don.

No requiere de unas facultades psíquicas especiales, ni de una espiritualidad concreta, ni de nada que creas que no tienes. Es un entrenamiento y ocurre porque lo tenemos de forma innata todos los seres vivos.

Nacemos comunicando telepáticamente y así es como nos comunicamos de bebés hasta que desarrollamos el lenguaje. El vínculo entre una madre y su bebé es tan fuerte, que -salvo que esté bloqueada por estrés u otro motivo- sabe siempre lo que necesita y le hace falta. Está abierta y receptiva a sentir a su peque muy profundamente y, conscientemente o no, está utilizando la telepatía, que es sentir al otro en la distancia.

TODOS LOS SERES VIVOS SE COMUNICAN

Un perro se puede comunicar con un gato o con un insecto, las plantas se comunican entre ellas, los minerales también… Y nosotros, que pertenecemos al reino animal, tenemos la misma capacidad que los animales de comunicar con las distintas especies como hacen ellos.

Eso sí, que se comuniquen entre ellos no quiere decir que deban gustarse y estar siempre en armonía. Los animales se caen bien y mal entre ellos, se quieren, se pelean o se ignoran. Igual que las personas, tienen sus propias costumbres, gustos y preferencias que les harán más afines con unos o con otros.

ACTIVAR LA COMUNICACIÓN CON NEUROCIENCIA

Después de muchos años dando cursos de Comunicación y estudiando, la neurociencia me ha ayudado a ver que el proceso de aprendizaje de la comunicación animal se puede apoyar en un sistema que simplifica y acorta el camino. Podemos trabajar ciertos aspectos a nivel neurológico que activan la comunicación, y nos ayudan a gestionarla mejor, a equilibrar el cerebro y a regularlo.

La comunicación son ondas, igual que la luz, el sonido y el lenguaje. Esas ondas llegan al cerebro y éste las descodifica, y la forma de descodificar la información depende de ti, de cómo te encuentras emocionalmente y de tu sistema de creencias. A veces la descodificación no es perfecta, pero no porque no nos esté llegando la información, sino porque la estamos pasando por un filtro subjetivo, que es la parte en la que surge la famosa duda de “no sé si es real o si me lo estoy inventando”.

A distinguir si la comunicación es real o una proyección personal, aprendes como a cualquier otra cosa. Al principio no tienes claro si lo estás haciendo bien o no, pero entrenas o practicas hasta que sabes hacerlo con suficiente seguridad.

Hay que hacer un trabajo de introspección, de silencio y de coherencia muy profundos, y esto lo trabajo mucho en todos mis cursos, especialmente en Aprende a hablar con tu animal. Porque con un buen entrenamiento, con una buena base, y sabiendo amueblar el sistema de creencias que tenemos, todo el mundo consigue comunicar. Después queda en manos de cada uno entrenar más y superarse, o limitarse pensando que no puede pero, a nivel cerebral, todos comunicamos.

Aprende a hablar con los animales

LA COMUNICACIÓN EMPIEZA EN TI

En Aprende a hablar con los animales – página 121 del libro si ya lo tienes-planteo un ejercicio que considero muy importante para conocer tu sistema de creencias: analizar durante una semana de qué manera te hablas. Si analizas cómo eres de exigente contigo y con los demás, cómo te hablas, o cómo te sientes, vas a poder trazar un patrón de cómo es tu funcionamiento interno y de dónde partes a la hora de comunicar.

También creo que es fundamental que hagas un análisis tuyo previo de qué creencias profundas tienes sobre la comunicación, hasta dónde crees que serás capaz de llegar, etc. Cuanto más te conoces, mejor comunicas y menos dudas tienes.

Nuestro cerebro normalmente está en ondas beta y beta alto, pero la comunicación se da con mucha más facilidad en ondas alfa, es decir, en un estado de relajación. Si creamos un protocolo de relajación y anclajes, vamos a ayudar a nuestro cerebro a alcanzar ese estado cada vez más rápido.

Y si después vinculas la comunicación a un momento de relajación, de calma, bonito, de conexión contigo mism@ y con tu animal, vas a crear un hábito muy saludable.

Incluso puedes cultivar una conexión cada vez más profunda sin palabras porque a veces es solo cuestión de abrir la sensibilidad para sentir qué emociones te llegan del animal. Eso ya es una experiencia preciosa que vale su peso en oro porque, ¿qué hay más bonito que sentir a tu compañer@ animal?

– Clara Martín, Comunicadora animal, terapeuta y formadora.

En el vídeo sobre Los mitos de la Comunicación ahondamos en este tema y contesto preguntas en directo.

Pincha encima de la imagen para ir al vídeo.

¿Quieres formarte conmigo?

Deja un comentario

CURSO GRATUITO DE COMUNICACIÓN CON ANIMALES

Por favor, rellena el siguiente formulario para acceder al curso.

Responsable: Clara Martín, siendo la Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing GetResponse. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@amanaturis.com.Para más información consulta nuestra política de privacidad

Consulta de Comunicación con Animales

PASO 1

Agenda tu consulta

Para ello, lo primero que debes hacer es indicarme el número de animales con los que deseas comunicar.

Cada comunicación es única y requiere su tiempo de preparación, por eso el precio de la consulta varía según el número de animales.


Te informo también, de que muy a mi pesar, no estoy realizando consultas de animales extraviados debido a mi volumen de trabajo y falta de tiempo. Si es tu caso siento de corazón no poder ayudarte.
X