Suelta el control y observa los cambios

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

A mi yegua Bohemia le encanta que paseemos juntas. Le gusta que monte encima y me lo pide muchas veces, pero durante un largo tiempo estuvo lesionada y no podíamos salir a pasear. A mí me daba tanta pena que llegué a bloquearme varias veces al comunicarme con ella.

Me culpaba por su lesión pensando que si yo hubiera estado allí habría podido evitarlo, o que quizás habríamos hecho otra cosa y no se habría lesionado la pata…

Creía que no le estaba pudiendo dar lo que merecía y pensaba que podría decirme que estaba haciendo algo mal con ella o que no era suficientemente feliz. Tenía miedo a descubrir que no estaba entendiendo.

¿Te ha pasado también a ti?

EL MIEDO NOS BLOQUEA

Esa emoción de miedo es la que hace que no podamos comunicar y por eso es uno de los puntos a revisar siempre cuando estamos aprendiendo y encontramos dificultades. Detrás de creencias como “yo no voy a poder” o “esto no es para mí”, se encuentra escondido este miedo de fondo.

Sentir a nuestros animales nos da miedo. Nos cuesta abrirnos a lo que nos va a decir nuestro animal y cómo nos vamos a sentir con eso que nos diga. Y entonces ponemos un muro entre nosotros y la comunicación porque, si nuestro cerebro interpreta algo como peligroso, lo ignora o lo aparta para protegernos hasta que nosotros queramos cambiarlo conscientemente. Tratamos de controlar lo que nos asusta.

Pero, como siempre digo, la comunicación es la base de todo y cuando no sé lo que está pasando con mi animal es cuando no puedo hacer nada para arreglarlo. La comunicación nos da opciones. ¿No es eso tremendamente valioso?

En los animales no hay rencor y cada día es distinto. Nos dicen lo que necesitan o lo que les gustaría mejorar, pero no nos enjuician ni nos critican, ni mucho menos tienen intención de hacernos daño.

NUESTRA OPINIÓN ES LA QUE CUENTA

Otra creencia que nos aleja de la Comunicación con Animales es pensar que nuestra opinión como humanos es la que cuenta. Nos demos cuenta o no, nos cuesta quitarnos el ego y escucharles, poner su opinión al mismo nivel que la nuestra. Ellos saben muy bien lo que quieren y tienen derecho a elegirlo porque es su vida, no la nuestra, pero nos da mucho miedo dejarles elegir. En el fondo sentimos que, si les dejamos elegir sobre su vida y su bienestar, estamos perdiendo el control sobre su vida.

Pero ellos necesitan sentirse libres y elegir lo mejor para su vida.

DEJA QUE LA COMUNICACIÓN TE SORPRENDA

Aunque nos cueste creerlo, cuando estamos aprendiendo a comunicar, a veces nos empeñamos en que los animales nos den ciertas respuestas, sean positivas o negativas. No sólo esperamos que nos den la razón, es que muchas veces esperamos que nos digan algo negativo e insistimos hasta la saciedad en que lo hagan porque pensamos que, si no recibimos lo que creemos que tenemos que recibir, no estamos comunicando.

Cuando trabajo los bloqueos en los cursos y las tutorías, veo que siempre está detrás este miedo a lo que nos puedan decir y a perder el control sobre ellos. Pero, ¿cómo crees que sería la relación con tu animal si se sintiera más libre y pudiera tomar decisiones? Siempre debemos guiarnos por el sentido común y no exponerles a situaciones de riesgo para su salud o su integridad. Nuestra tarea como responsables también es protegerles y cuidarles, pero permitiéndoles dar su opinión, escuchándoles y tomándonos muy en serio lo que nos dicen, les ayudaremos a tener una vida mucho más completa.

LOS ANIMALES SON SABIOS

Siempre decimos lo sabios que son los animales y lo conectados que están con la naturaleza, pero no les dejamos ser ellos. Tenemos que dejarles que demuestren su sabiduría y su capacidad para gestionar.

Y si nuestro animal no sabe gestionar alguna situación, entonces sí debemos ayudarle con todo nuestro respeto y amor. La base para distinguirlo es la escucha que nos ayuda a conocer los límites y potencialidades de nuestros animales, y saber qué necesitan de nosotros y de su propia vida.

Yo tengo que escuchar a Bohemia cuando dice que quiere salir sola a pasear por el monte. Tengo que dejar el ego a un lado cuando las yeguas y la potrita no quieren entrar en el box para resguardarse de la lluvia aunque yo he ido corriendo a protegerlas. Tengo que dejar mi opinión a un lado cuando mis perras expresan su opinión sobre asuntos importantes de su vida. Y la recompensa es que confían en mí, se sienten libres y tenemos una hermosa relación. Están conmigo porque quieren, se alegran de verme, me ayudan, me acompañan… y me escuchan como yo a ellas.

Así que mi recomendación es que sueltes un poquito más el control y dejes que tu animal también tome las riendas de su vida.

 

– Clara Martín, Comunicadora animal, terapeuta y formadora.

En el vídeo ¿Te da miedo sentir a tu animal? que hice en directo con las yeguas y las perras, ahondamos en este tema y contesto preguntas en directo.

Pincha encima de la imagen para ir al vídeo.

¿Quieres formarte conmigo?

Deja un comentario

CURSO GRATUITO DE COMUNICACIÓN CON ANIMALES

Por favor, rellena el siguiente formulario para acceder al curso.

Responsable: Clara Martín, siendo la Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing GetResponse. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@amanaturis.com.Para más información consulta nuestra política de privacidad

Consulta de Comunicación con Animales

PASO 1

Agenda tu consulta

Para ello, lo primero que debes hacer es indicarme el número de animales con los que deseas comunicar.

Cada comunicación es única y requiere su tiempo de preparación, por eso el precio de la consulta varía según el número de animales.


Te informo también, de que muy a mi pesar, no estoy realizando consultas de animales extraviados debido a mi volumen de trabajo y falta de tiempo. Si es tu caso siento de corazón no poder ayudarte.
X