El abandono animal y los albergues

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

¿Cómo crees que se siente un animal cuando le abandonan? Es fácil de imaginar, ¿no?

Hay muchos tipos de abandono, desde dejarles en la carretera con todo el peligro que implica, cambiarles de casa porque “tu vida ha cambiado”, deshacerte de ellos porque “ya no te sirven” o desatenderles en la propia convivencia.

El abandono emocional es el menos evidente de todos, pero igualmente dañino, y es cuando un animal vive en una casa con sus necesidades físicas cubiertas, pero se siente abandonado emocionalmente porque no le dedican tiempo, no juegan con él, no le prestan atención, etc.

Cualquier tipo de abandono para ellos es un golpe durísimo que les genera muchos traumas, aunque la gravedad dependerá del carácter del animal, de dónde le abandonen, qué ayuda reciba y cómo lo pueda ir gestionando.

Yo conozco a animales de albergue que son muy felices. Saben que les han cambiado de lugar, pero no son tan conscientes del abandono y están bien en el nuevo lugar. A otros, sin embargo, les genera un trauma del que no se recuperan nunca. Les produce tanta indefensión, inseguridad y desconfianza, que se les hace muy difícil o incluso imposible volver a crear un vínculo con un humano.

A veces me preguntan si es porque no perdonan, y sí lo hacen. Perdonan, pero su familia les ha abandonado y les duele.

Imagina lo que supone perder de un momento a otro toda tu seguridad, tu hogar, a tu familia, tu cama calentita…

SABER ADOPTAR

Muchas veces pensamos que solo se abandona a perros y a gatos, pero se abandona a todo tipo de animales. Para los caballos, cada vez que les cambian de casa es un trastorno enorme porque no saben dónde van a ir, con quién van a dar y si les van a tratar bien o mal, no conocen la manada ni el espacio, le separan de su grupo…

Para prevenir el abandono, hay que saber adoptar. Cuando visito un albergue me puedo enamorar de un animal al verle, pero ni su aspecto, ni su edad, ni su tamaño son lo que me va a garantizar que somos compatibles y que vamos a encajar.

Cuando me baso en esos aspectos para adoptar, no estoy entendiendo en profundidad lo que es adoptar y lo que se necesita para tener un buen vínculo y una buena convivencia.

Tenemos que tener en cuenta qué tipo de vida le podemos ofrecer y cuáles son sus necesidades específicas para ver si somos adecuados el uno para el otro.

GESTIONAR SUS EMOCIONES CON LA COMUNICACIÓN

A nivel de Comunicación, lo que intento hacer es gestionar el trauma que les produce el abandono. Para mí lo primero es hacerles entender que no han hecho nada malo. Procuro no juzgar la situación porque eso no les va a ayudar a ellos, y les digo que la persona que les atendía ha tenido problemas y no ha podido hacerlo mejor.

Lo que más me encuentro es que ellos no saben lo que han hecho mal, no entienden qué ha pasado ni comprenden la situación en la que están ahora. Los animales ven a sus responsables muchas veces como alguien que no hace nada mal y toman la responsabilidad del abandono como suya. Se sienten culpables.

Nunca les hago promesas que no sé si se van a cumplir sobre su futuro. Desgraciadamente algunos animales, sobretodo los grandes y negros, se vuelven invisibles en los albergues. Si conozco el sitio donde están, lo que sí les digo es que el tiempo que estén allí va a estar atendidos, se va a sentir acompañados y les pregunto qué necesitan para estar mejor, dentro de las posibilidades.

ABANDONOS EN LA CALLE

Un animal casero no está preparado para vivir en la calle. Existe la creencia de que dejando a un gato en un parque va a sobrevivir perfectamente porque “sabe buscarse la vida” o porque ya hay más gatos allí y les ponen comida, pero no es así. Lo más probable es que muera. Un animal casero no sabe gestionar las situaciones que se dan en la calle. Los gatos son muy territoriales y generan conflictos e incluso llegan matar a otros gatos por el territorio.

Pero tampoco es fácil para el perro al que sueltan solo en una parcela o devuelven al albergue. Los animales que han vivido en casas sufren también el tener que compartir de repente espacio con muchos otros animales, además de perder a su familia y su hogar.

Llevo muchos años colaborando con albergues viendo cómo están los perros y los gatos, y lo que veo es que es una situación bastante grave porque no dan abasto.

En muchos albergues hay trabajadores y voluntarios maravillosos que adoran a los animales y les dan todo el cariño que pueden, pero están desbordados de trabajo y no pueden cubrir las necesidades de cada animal. Están limitados en tiempo, espacio y recursos. Apenas reciben ayudas o donaciones y sobreviven como pueden.

QUÉ HACER

La tasa de abandonos en España es muy alta, y no es así en otros países. Necesitamos ser más responsables y saber que, cuando adoptamos a un animal, es un compañero de por vida. No es una cosa, un objeto que no sufre y del que me pueda deshacer al mínimo problema.

Muchas veces oigo a la gente decir cosas como que su vida ha cambiado, ya no se pueden hacer cargo del animal y se lo dan a un amigo. Aunque sea su mejor amigo, para el animal sigue siendo un abandono y, si queremos hacer las cosas bien, tenemos que agotar todas las vías antes de abandonarle, tenerle en cuenta y dejar que se exprese mediante la Comunicación.

A ellos les daremos la oportunidad de conocer la situación, estar preparados y poder superarlo mucho antes. Nosotros también nos vamos a sentir mucho mejor sabiendo que, dentro de las circunstancias, lo hemos hecho lo mejor posible.

Sé que a veces la situación nos supera. No sabemos con qué traumas viene el animal y podemos encontrarnos con que necesita mucha paciencia, tiempo y cariño para regularse.

Yo lo viví con mi yegua Bohemia y con mi perra Frida, pero te aseguro que merece muchísimo la pena. Para mí el abandono es la última opción, y siempre teniendo en cuenta al animal y buscándole un hogar.

– Clara Martín, Comunicadora animal, terapeuta y formadora.

En el vídeo El abandono y los albergues hablo de todo esto y contesto a las preguntas que me hacen en directo.

Pincha encima de la imagen para ir al directo: El abandono y los albergues.

¿Quieres formarte conmigo?

Deja un comentario

CURSO GRATUITO DE COMUNICACIÓN CON ANIMALES

Por favor, rellena el siguiente formulario para acceder al curso.

Responsable: Clara Martín, siendo la Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing GetResponse. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@amanaturis.com.Para más información consulta nuestra política de privacidad

Consulta de Comunicación con Animales

PASO 1

Agenda tu consulta

Para ello, lo primero que debes hacer es indicarme el número de animales con los que deseas comunicar.

Cada comunicación es única y requiere su tiempo de preparación, por eso el precio de la consulta varía según el número de animales.


Te informo también, de que muy a mi pesar, no estoy realizando consultas de animales extraviados debido a mi volumen de trabajo y falta de tiempo. Si es tu caso siento de corazón no poder ayudarte.
X